Sa Dingding

SA DINGDING

El encuentro de la delicadeza y del exotismo asiático con las nuevas tendencias musicales se llama “HARMONY“, el segundo y nuevo disco de la artista china San Dingding: la armoniosa unión entre lo oriental y occidental que se estaba esperando y que está revolucionando el arte de la música en el ámbito internacional.

Nuevo disco “Harmony” a la venta: 18 de febrero

Visita promocional:
En su gira promocional por las capitales europeas, la artista estará en Madrid los días 4 y 5 de Marzo para atender a los medios.

De ella se ha dicho:

“Se la jalea como la primera estrella pop de China y está a punto de hacerse también con Europa” (Ana Gabriela Rojas, El País, 2008)

“De la última cosecha de estrellas provenientes de China, Sa Dingding se alza en lo más alto” (The Guardian)

“Sus excéntricos vestidos, su belleza etérea y su cautivadora música hacen a Sa Dingding la mayor estrella del pop en China” (Stella Telegraph)



“Yo siempre pensé que tenía más cosas que decir, más cosas que deseaba
expresar.”

Se puede afirmar que nadie expresa tanto como Sa Dingding. Esta estrella de la música electrónica china en fusión con lo tradicional, cuenta con 26 años y se convirtió en uno de las artistas orientales más demandadas tras su álbum debut, Alive, en los comienzos de 2008 . Con su segundo álbum, Harmony, profundiza en la música popular y tradicional del sudoeste de China en busca de emociones universales y formas de expresión.

Ella nos habla de las cosas de una manera diferente porque experimenta las cosas desde una perspectiva totalmente distinta. Nacida en la región China de la Mongolia Interior en 1983, hija de madre Mongola y padre Han, Dingding creció llevando una vida nómada, dividiendo su tiempo entre una pequeña casa en las praderas, donde sus abuelos tenían ovejas, y la ciudad, donde se pasaba el invierno. “No era una vida dura“, dice ella, “había suficiente cantidad de leche y tuve mucho tiempo para jugar. Era como estar en el cielo, me enseñó mucho sobre la música y la libertad.”

Cuando tenía seis años se unió a sus padres, viajando por el este de China hasta que llegó a Beijing en 2000. Después de quedar en segunda posición en un concierto de televisión para descubrir nuevos talentos, grabó un primer álbum que después la propia artista tildó de “infantil” ya que no tuvo la oportunidad de decidir tanto como ella hubiera deseado sobre el material o la producción. Tomando el control de su carrera, comenzó a grabar versiones demo sobre mantras, cantos tibetanos, poesía en sánscrito y lo que, en un principio, parecen canciones populares de China pero que en realidad son cantadas en un “idioma” creado por ella misma.Después de que estas grabaciones fueron escuchadas por los ejecutivos de A & R Universal, que rápidamente firmaron con ella, Dingding empezó a ser requerida en todos los rincones del planeta.

En tanto que el mundo centraba su atención en Beijing en 2008, ella fue considerada como una voz representativa de la China contemporánea: cantante, productora, bailarina, coreógrafa y representante tanto de la China del siglo 21 como de la China antigua y rural. “Creo que hay una falta de comunicación entre las personas de Occidente y Oriente. Lo que quiero hacer es ayudar a las personas a comunicarse. Cuando voy al extranjero, la gente es muy amable, se muestra muy interesada en mí porque soy china. Me encanta la cultura de mi país, por lo que parte de mi trabajo es presentar mi cultura a la gente de Occidente.”

Su primer concierto europeo fue en frente de una gran multitud expectante en el festival WOMAD, su segunda fecha en el Reino Unido fue un acto organizado en el Royal Albert Hall, donde se celebra la entrega de los codiciados premios de la BBC 3 Radio a la World Music, al tiempo que recogía el premio a la mejor artista de Asia-Pacífico.Fue mientras estaba de gira en Europa, que se reunió con el productor Marius De Vries (U2, Bjork, Rufus Wainwright) y allí encontró un alma gemela. “Ambos estábamos interesados en crear ritmos que son exclusivos de China, no los occidentales que utiliza todo el mundo. Queríamos encontrar una nueva manera de mezclar los elementos orientales con la música electrónica occidental. Hemos compartido tanto que llegó un momento en el que podíamos comunicarnos sin palabras, podíamos entendernos usando sólo un inglés y chino sencillo. ”

Cuando Dingding regresó a China en noviembre de 2008, estaba decidida a trabajar con De Vries en su segundo álbum y le envió siete maquetas y los arreglos en bruto que había estado trabajando desde el lanzamiento de Alive. Luego viajó a la provincia de Yunnan en el suroeste de China y allí grabó los sonidos que quería incorporar en sus nuevas canciones. Éstos sonidos encontraron también eco en el productor Marius De Vries.

“Yo tenía un montón de nuevas ideas y definitivamente no quería hacer Alive parte II. Había un tema para ese álbum que era la relación entre los seres humanos y la religión. Esta vez yo quería ir más lejos y observar la relación entre el hombre y la naturaleza. Hay un viejo proverbio chino: “En primer lugar, hay armonía entre personas y naturaleza, y entonces todo puede cobrar vida.” Este álbum se remonta a lo que originalmente nos
conecta con la tierra, pero musicalmente en él se distingue más claramente el equilibrio entre el Este y Occidente, entre tradición y modernidad. Yo quería hacer algo que fuera más allá de los elementos folklóricos chinos en una base electrónica occidental. Quería comenzar desde las raíces de la música étnica china y desarrollarlas hacia el mundo de la electrónica moderna. “

Cuando De Vries llegó a China en febrero de 2009, ya tenía el sentimiento y la comprensión de lo que quería Dingding para su álbum. “Él había hecho sus deberes sobre las demos con un gran respeto por los elementos de la región de Yunnan. Tenía las letras traducidas para él para ayudarle a comprender el profundo sentido de lo que yo quería decir y por qué había usado el sánscrito o el idioma creado por mí”.

Una vez juntos, aún desarrollaron otras tres canciones más – Ha Ha Lili, Lucky Day y el mantra Xi Carnaval – que nacieron de las discusiones que tuvieron acerca de la música. Lucky Day es la primera grabación de la cantante en inglés, con letras que De Vries escribió sobre sus experiencias en China y ritmos que Dingding se propuso como un homenaje a Michael Jackson (esto fue cuatro meses antes de su muerte).

Trabajando sobre sus propias canciones con un productor de renombre fue una experiencia nueva para ella: Alive fue auto-producido y grabado antes de que ella hubiera firmado con un sello discográfico. Esta vez tenía que soportar la presión para superar el listón que su debut había supuesto. Si bien era consciente de que todo tenía que funcionar a la perfección, encontrar sonidos diferentes, desarrollar su forma de entender la armonía
y asegurarse de que los coros estaban en el lugar correcto, sabía que contaba con un amigo en el estudio.

“Marius es muy abierto y siempre quiere aprender cosas nuevas. Él sólo me decía que fuera al estudio y cantara lo que quisiera. Entonces escuchaba y elegía una versión, diciéndome que siguiera por ahí. Lo principal que aprendí de él, sin embargo, algo que guardaré como enseñanza para el futuro, es que tienes que ser serio y respetuoso con tu música”. A pesar de las dificultades del idioma, a pesar del tiempo dedicado por De Vries a conocer la cultura de Yunnan, los siete demos y las tres nuevas canciones se convirtieron en un álbum completo en tan sólo tres semanas.

“Harmony es una expresión de mi pensamiento y mi vida desde la primavera de 2009. Cuando estaba grabando mi primer disco me di cuenta de que hay demasiadas cosas que perturban a la gente y yo quería que encontraran la calma a través de mi música. Ahora me doy cuenta de que, en realidad, sólo encontrando un equilibrio entre la humanidad y la naturaleza se puede obtener esta calma. Si la gente pudo encontrar calma con Alive, espero que puedan encontrar alegría y felicidad con Harmony “

yo soy comunicacion